Written by 19:58 Art, Culture, Sin categoría

MARIOLA DELFER: La libertad de crear y crecer.

Tras haber estudiado diseño de moda y haber pasado por muchos campos dentro de este sector, hace un tiempo que ha hecho parada en el upcycling, el cuidado y el mimo de lo artesanal creando su propia marca.

Hablamos con Mariola, la persona que está detrás, en cuerpo y alma, de MARIOLA DELFER.

B – Háblanos un poco más de ti.

M – Mariola Delfer soy yo como diseñadora y como marca. Terminé mis estudios de diseño de moda en la Escuela de arte y Superior de Burgos hace algunos años. Posteriormente me fui moviendo por muchos campos diferentes que personalmente me han venido muy bien como el visual merchandising, diseño, etc. Los últimos años estuve de estilista e-commerce en Inditex. Gracias a eso he podido acotar lo que quería y lo que no. Por ello decidí dejar Inditex y junto a mi compañera de piso inicié el proyecto de creación un showroom en La Coruña, en el que vendíamos ropa de segunda mano a través de pop ups y en una de las partes de nuestro piso.

En la actualidad he vuelto a mi ciudad, Valladolid, ya que debido a las consecuencias de la pandemia tuve que replantearme todo y optar por el camino de explotar el filón que veía en deconstruir algunas prendas y convertirlas en otras cosas.

B – Sabemos que el upcycling viene de la palabra recycling (reciclar) y up (mejorar lo que ya tienes).

¿Cómo llegó a ti el mundo del upcycling?


M – Fue todo un poco fortuito y fluyendo con la tienda de piezas vintage que tenía. Soy un “culo inquieto” y me apetecía experimentar. Actualmente ya no estoy con mi compañera dentro de mi marca, pero sí compartíamos esa visión. Me ayudó el ir fluyendo con ese material, porque realmente cuando empecé fue dentro de esa marca ,cuando veíamos que los vaqueros no eran fáciles de vender por el fitting. A raíz de eso y para aprovechar esas prendas empecé haciendo buckets, porque tenía el patrón, empecé a jugar, a desmontar, teñir y experimentar sin ningún tipo de pretensión.

No tenía ni idea de que eso iba a tener esa repercusión ahora mismo el momento que estamos viviendo, ya que hay muchas marcas que se están fundamentando ahora con el upcycling. Yo cuando lo hice fue por pura diversión y creo que lo disfrutaba tanto que salían cosas muy interesantes. Cuanto más libre haces algo, más lo disfrutas.

B – ¿Qué ventajas encuentras dentro de esta técnica?


M – Una de las ventajas para mí del upcycling, es la capacidad de elevar la pieza a algo, a parte de exclusivo y único, a algo muy positivo para el planeta. Tenemos demasiado y ya no sabemos que hacer con tanta “historia”. Esto ayuda a focalizar en cada cosa. El tema del upcycling ya no es solamente una tendencia actualmente, sino también una manera de mirar al futuro y de decir: “nos estamos volviendo locos con el consumismo (yo la primera que he participado en eso)”. La gente joven está valorando mucho más esta tendencia que las personas de generaciones anteriores. Por ejemplo a una chica de quince años le puede flipar lo que hago.

También me gusta mucho esta técnica porque me parece una forma muy divertida de crear, no es plantarse delante del ordenado, mirar tendencias (que también lo hago) si no que pongo encima de la mesa los tejidos, voy mezclando, tiño, aplico lejía, etc. y de ahí sale cada pieza.

B – ¿Aplicas el upcycling a más ámbitos de tu vida cotidiana?


M- Pues me estoy volviendo una friki de reutilizarlo todo, porque me vi en la circunstancia de cerrar el showroom, y todo eso me ha llevado a concienciarme cada vez más, no solamente por el tema de ser sostenible, si no por ver que cada cosa tiene su valor. Estamos mal acostumbrados a desechar cosas que están mal pero que podemos arreglar antes de tirar. Me gusta aplicarlo a otros ámbitos porque te vuelves más creativo en todos los aspectos de tu vida.

B- ¿Cómo y cuándo nace MARIOLA DELFER?


M- Bueno, Mariola Delfer nació hace ya muchos años (ríe), pero como marca no hace mucho…, en realidad en octubre. Lo bueno es que ya venía con el bagaje experimental de la tienda vintage. Cuando creé mi marca fui más directa a donde quería ir. Poco a poco fui dejando al margen el mundo vintage y empecé creando piezas más contemporáneas y con estilo propio. Transformar y ver que salía de todo aquello de manera experimental fue como mi vía de escape en este tiempo tan raro que vivimos. Gracias a eso, he vuelto a diseñar después de siete años, una cosa que para mí estaba totalmente aparcada, y volver a retomarlo como la primera vez me ha gustado. Estoy muy motivada y contenta con esto.

B- ¿Qué podemos encontrar dentro de la marca? Y ¿en qué plataformas podemos encontrarte?


M- Comencé haciendo piezas como buckets y bolsos. Lo bueno es que no necesitan tallaje. Después pasé a hacer boinas donde el tallaje era más complicado e intenté hacer un sistema para que se adaptasen a más personas. Luego evolucionó en los tops y en las blazers. No monté realmente una colección, si no que vi la ropa que tenía de segunda mano y fue como un puzzle.

El stock es muy limitado, así que también quiero hacer la opción de pre order. Si una persona quiere de nuevo un diseño, me buscaré la vida para volver a conseguir las piezas ,el tejido y poder reproducirlo lo más similar posible. Me da mucha pena que un diseño se pierda por el tema de no tener stock, pero también es una parte bonita del proceso porque cada pieza es única.

En cuanto a las plataformas, no vendo en tienda física, solamente en mi web. Actualmente he empezado a vender a través de stockistas, en plataformas multimarca. Hace un par de meses empecé en Italia con unas chicas que apoyan a diseñadores emergentes. Próximamente voy a empezar a vender mis piezas con una chica de Barcelona y en Los Ángeles. Cuando empiezas sin un capital es fundamental apoyarte en quien puedas. Las redes sociales te conectan y te llevan a donde quieres ir.

B- ¿Tienes nuevos proyectos a la vista o colaboraciones con otras marcas?


M- Ahora estoy preparando una cápsula más de cara a otoño y en la que sigo las tendencias con prendas como chalecos acolchados. Pretendo que no sólo sean complementos, si no que también haya prendas, porque me parece muy guay llevar una prenda totalmente reciclada. De cara al verano saldrán unas blazers nuevas que tienen un punto más especial como la manga corta y la parte de atrás mucho más corta que la de delante.
De momento no tengo colaboraciones, pero es una de las cosas que tengo en mente y me encantaría llevarla a cabo en un futuro.

B – ¿Cuáles son tus funciones dentro de la marca?


M – La marca soy yo al cien por cien desde que desarrollo una idea, al diseño, el corte las piezas, montaje del patchwork, desarrollo la parte creativa de las fotos, el tema de redes, etc. Tengo la suerte de poder apoyarme, en ciertos momentos, en creativos para hacer la comunicación tales como fotógrafos, estilistas, etc. También cuento con la ayuda de un taller con el que tengo un contacto muy estrecho en partes del proceso, para que la estructura de los bolsos y el acabado sean buenos.

B – ¿Cuál ha sido la prenda o complemento estrella?


M – Para mí ha sido el bolso baguette rojo Hot Like an Oven, que fue el primero que hice. Eso y las blazers, estoy muy satisfecha. Ahora me chirría un poco porque las estoy viendo replicadas en ciertas marcas en las que no tiene mucho sentido porque son marcas retail, que es como “pronto moda”, pero luego realmente pienso que es lo que más fuerza tiene dentro de mis colecciones.

B – ¿Consideras que la visión de un estilista es importante para dar una imagen más cuidada a la imagen de marca?


M – Trabajar con una marca de Inditex como lo es Pull and Bear sí que me ha ayudado. Es una marca que te exige tanto diariamente que al final te completa mucho a nivel profesional y creativo. También me ha ayudado a conocer más lo que es la calidad de imagen, porque yo trabajaba en un departamento que era puramente imagen. Terminas sabiendo distinguir bien que es lo bueno y lo no tan bueno, cómo destacar. Pero realmente, todo lo que es mi feed y mi imagen lo baso totalmente en lo que soy yo. Pull and Bear es un target muy diferente al mío, entonces no podría encajar el enfoque que hice en su día para Pull al que hago ahora para Mariola Delfer, pero te mentiría si te dijera que no me ha ayudado. Inditex te ayuda muchísimo a crear y a crecer.

B – ¿Otras marcas o perfiles que te inspiren dentro del upcyling?


M – Hay muchas. Mi sueño a largo plazo sería estar en una de esas plataformas. Ahora sigo a dos que para mí son muy potentes: Apoc Store (@apocstore), es multimarca y dentro de ella hay algunos diseñadores que hacen upcycling. Otra es Café Forgot (cafe_forgot), en la que hay diseñadores que utilizan la corsetería, el punto, bolsos, etc.

Hay muchas marcas que están dentro y que tienen un mérito y un trabajo extraordinario, en concreto una que se llama Garbage Core (garbagecore_) está muy bien. Son upcycling puro y duro y no esconden los errores de la ropa. Me gusta ese momento de enfatizar la suciedad y lo imperfecto de la prenda y darle ese valor. A mí me da mucha envidia porque yo tiendo a tapar y mejorar los acabados de algunas prendas que vienen en mal estado.

Luego hay otra marca que es de Estocolmo y se llama de (Di)vision (di_vsn). Actualmente tienen mucha repercusión. Tienen un estilo muy street, mezclan mitades de bombers de diferentes marcas y otras mezclas como la técnica del pacthwork.

B – ¿Crees que el consumidor está preparado para consumir este tipo de productos?


M – Tengo muy claro mi target y creo que he acertado yendo a por él. Es un target de personas que entienden, que saben, se quieren diferenciar y que valoran por temas culturales u otros temas. Lejos de parecerles “cutre”, les parecen joyas, y eso para mí me parece que tiene mucho futuro.

Todavía queda mucho trabajo por hacer, creo que tiene que haber un cambio muy fuerte porque, yo por ejemplo, no espero que el target de edad como mi familia sea mi público nunca. Ellos no entienden lo que hago ni pretendo que lo entiendan, pero porque somos mundos muy diferentes. Creo que la gente que está más metida en el tema artístico y de moda es la que se decanta por este tipo de cosas; lo entienden y yo estoy encantada con gente que sí que lo valore.

No es para nada un público masivo, lo sé, pero tienes que luchar muchas veces con comentarios como el típico “jolín, para hacer cosas hippies, lo vendes muy caro”. No pretendo cambiar eso tampoco. Además, mi marca cuaja mejor fuera de España, pero porque aquí nos han educado en el “compra ya”, todo, barato… Y puedes ir genial yendo vestido con dos duros, porque todos lo hemos hecho… Pero cuando empiezas a desgranar todo, te das cuenta del mundo maravilloso que hay detrás de esto que hago.

Comparo mucho lo que hago con piezas de arte, porque por mucho que intentes hacer dos iguales es muy complicado. Entonces para mí, fuera de lo que es la moda, me gusta crearlo sin depender de nadie. Me siento como un artista que se evade y crea su obra de arte sin dejarse llevar tanto como antes por la moda, pero sin dejar de tener una parte en ella. Eso es lo que más me atrae de lo que hago.

B – ¿Hay algún libro que te inspire o que hayas leído recientemente?


M – Me lo acabo de terminar. Sé lo que estás pensando de John Verdon. Me encanta este tipo de libros policíacos porque me evado totalmente.

B – ¿Y una canción?


M – Una canción… es de toda la vida. Ma quale idea de Pino D’Angiò. Últimamente la estoy escuchando mientras trabajo y me anima.

B – ¿Un tejido?


M – Pues yo creo que siempre el tema tailoring. Siempre me ha inspirado mucho, porque desde que hice el proyecto final de carrera metí mucho ese tejido. El denim también…Creo que estoy en el contrapunto entre el denim y el tailoring y esa contraposición entre ellos. Me gustan y para mí es fácil acceder a ellos.

B- Si tuviésemos que relacionar tu marca con un olor, ¿Cuál sería?


M – Un olor… Si fuese literal, va a quedar muy mal lo que te voy a decir; con el detergente de mi casa (ríe), pero porque lo lavo todo, es horrible, pero no… Es que son olores muy feos en realidad, porque por otro lado, es también el olor de las tiendas de segunda mano en las que me meto.

Creo que como marca supongo que soy un poco Ylang Ylang el ambientador de Muji, que lo tengo puesto todo el día. Esa fragancia es la que más me define, porque soy una friki de ese aroma. En el momento de inspiración, me pongo mis inciensos y me pongo a crear. Es una mezcla entre oriental e “inciensado”.

B – Ahora te lanzo la pregunta de Oliva (jojo.vintage), nuestra anterior entrevistada:

¿Qué es lo que más disfrutas de lo que haces? ¿Cuál es la parte de tu trabajo en la que mejor te lo pasas o que más te gusta?

M – Creo que la libertad de crear piezas que salen de la nada pero a al vez no salen de la nada, osea que todo el valor positivo que tiene todo esto, y para mí sobre todo, la ilusión con la que lo trabajo.
El mimo que le pongo a algo que por primera vez siento que es cien por cien mío, y que aunque es pequeñito lo disfruto y lo vivo con mucha intensidad.

B – Me gustaría que lanzases una pregunta al próximo entrevistado.

M – Vale, ¿Cómo te ves dentro de unos años?¿Cómo ves tu proyecto, tu marca?¿Cómo te gustaría verte posicionado?

Entrevista: Begoña García / Imágenes: Mariola Delfer

(Visited 56 times, 1 visits today)
Last modified: 31/05/2021
Close